CUARTO D√ćA


Hoy, tráeme a aquellos que no creen en Dios y aquellos que todavía no me conocen. También pensaba en ellos durante mi amarga pasión y su futuro celo consoló mi Corazón. Sumérgelos en el mar de mi miserícordia.

Jes√ļs compasiv√≠simo, que eres la luz del mundo entero. Acoge en la morada de tu piados√≠simo Coraz√≥n a las almas de aquellos que no creen en Dios y de aquellos que todav√≠a no te conocen. Que los rayos de tu gracia las iluminen para que tambi√©n ellas unidas a nosotros, ensalcen tu misericordia admirable y no las dejes salir de la morada de tu compasiv√≠simo Coraz√≥n.

Padre eterno, mira con misericordia a las almas de aquellos que no creen en ti y de los que todav√≠a no te conocen, pero que est√°n encerrados en el compasiv√≠simo Coraz√≥n de Jes√ļs. Atr√°elas hacia la luz del Evangelio. Estas almas desconocen la gran felicidad que es amarte. Conc√©deles que tambi√©n ellas ensalcen la generosidad de tu misericordia por los siglos de los siglos. Am√©n.

                       Coronilla a la Divina Misericordia